Sugar Daddy

6 lecciones que aprendí de un año como Sugar Baby

Relato de Morse, joven de 19 años, quien cursa el segundo año de Literatura y Filosofía inglesa.

¿Qué has aprendido siendo un bebé de azúcar?

En un principio, pensé como lo hacen muchas personas, que las citas sugar se tratan de un intercambio de sexo por dinero. Pero al iniciar en este mundo, descubrí que se trataba de un baile mucho más complicado y confuso, que en ocasiones podía involucrar dos o más personas.

Durante el primer año de universidad, acababa de salir de mi primera relación, donde había tenido sexo por primera vez y muchas novedades. Sin embargo, seguía siendo una persona tímida.

Mis problemas financieros me impulsaron a ver las citas de azúcar, como una verdadera opción. Poco a poco la timidez fue desapareciendo y ahora disfruto mis días azucareros.

Conócete a ti mismo y lo que quieres

Como Sugar Baby debes saber que esto es un proceso de aprendizaje continuo. Es normal si tienes ciertas expectativas con respecto al mundo sugar, pero éstas pueden no ser completamente realistas, para descubrirlo debes sumergirte y hacer la prueba en las aguas primero. 

Es importante que descubras qué es lo que estás buscando y qué tipo de Sugar Daddy o Mommy puede ayudarte en el camino. Antes de iniciar, me pregunté: “¿Estoy bien con las parejas sugar? ¿Viajar es una posibilidad? ¿Qué límites tiene o debe tener en su lugar?”.

 Otros Sugar Babies cometen el error de no responder esas preguntas antes de comenzar una relación. ¡No lo cometas tú!

No se trata únicamente del dinero

El dinero juega un papel importante en esta clase de relación. Una de mis mayores preocupaciones fue que yo no quería ser tratado como un simple escolta.

Para mí es una relación, y al igual que cualquier otra relación, debe comprometerse y satisfacer las necesidades de los demás. Aunque tenga que negociar un acuerdo con mi Sugar Daddy, sigue siendo para mí una relación. 

La comunicación es importante

Como en toda clase de relación, la comunicación juega un papel fundamental. Si eres un Sugar Baby tímido como yo en mis inicios, te recomiendo que trabajes en ello. No sabes cuánto desearía haber sido más expresivo cuando comencé. 

Antes de aceptar una relación sugar, conoce a fondo lo que tu potencial padre está buscando y sobre todo hazle saber lo que quieres y necesitas también. 

Si tienes tanta suerte como yo, podrás tener una relación con un Daddy en el que podrás confiar. Esas relaciones y conexiones inesperadas son las que más aprecio y recordaré con el paso de los años.

Es importante tener presencia

Y esto significa que debes crear un perfil impresionante en los sitios de citas de azúcar. Por ejemplo, yo cuento con 3 o 4 cuentas diferentes y lo más importante es que cada una esté adaptada al sitio.

SeekingArrangement es probablemente el más grande y el más receptivo en mi opinión, pero actualmente hay muchos otros sitios gratuitos y de pago.

Con un buen perfil, solo es cuestión de tiempo y tener paciencia para encontrar a tu papi o papis.

No se trata del sexo

Las relaciones sugar van más allá del sexo. Cabe la posibilidad de encontrarte un Daddy que solo busque compañía y ser escuchado con atención.

Ser un Sugar Baby es genial

Nunca pensé en decirlo, pero es genial, una vez que te acostumbras. Me encanta tener estas relaciones íntimas con hombres con los que realmente me conecto. Personas en las que puedo confiar y que me ayudan en todos los aspectos, no solo financieramente.

En general, el Sugar Daddy Dating es un viaje, una aventura. Espero que estas 6 lecciones te hayan sido útiles. Si tienes algún aporte, no dudes en dejarme tus comentarios, así construimos una comunidad de azúcar muy especial.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *