Sugar Daddy

Estaba harta de que terminaran conmigo y decidí conseguir un Sugar Daddy

¡Relatos de una Sugar Baby!

Al finalizar la universidad, me encontraba ahogada en préstamos estudiantiles y conseguir un trabajo era una misión imposible. Mi posición financiera era bastante desalentadora.

Por eso me inicié en esto del Sugar Dating, y fue la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo.

A continuación, te explico el porqué.

1) Me eduqué antes de entrar

No me dejé llevar por los rumores, hice mi investigación para que ningún Daddy se aprovechara de mí.

Fijé mi posición y obtuve lo que exactamente quería.

2) Obtuve el acuerdo con el que me sentía cómoda

Comenzar una relación sugar implica formalizar un acuerdo de beneficio mutuo. Para ello, establecí mis límites y cuál sería la compensación o asignación que recibiría de mi Sugar Daddy.

Mi arreglo consistió en hacer apariciones en público y tener citas regularmente.

3) Elegí el Daddy con el que me sentiría cómoda

En este punto no me refiero al físico, sino más bien a la personalidad que se mezclara mejor con la mía.

Elegir al Sugar Daddy correcto te permitirá que el tiempo juntos sea divertido y más fácil.

4) Me aseguré que la asignación valiera la pena

Lo ideal es tomarse el tiempo, como yo lo hice, para pensar en lo que quieres. En mi caso, luego de saberlo, pude encontrar al hombre adecuado que era capaz de dármelo.

5) Encontré un sistema de apoyo

Mi Sugar Daddy se convirtió en alguien con el que he podido desahogarme; pero también he recibido de él el aliento para seguir adelante.

6) Fijé una fecha límite y una meta financiera

Las relaciones sugar más exitosas son aquellas donde los dos están claros que en algún momento todo llegará a su fin.

Yo, por ejemplo, estipulé ocho meses de relación con mi Sugar Daddy, y al cumplirse el tiempo me fui más feliz y financieramente estable.

7) Salí de mi zona de confort

Mantener un acuerdo con alguien tan diferente a mí, me enseñó que en la vida una persona no puede ser tan cerrada.

Ahora estoy más abierta a todo tipo de hombres.

8) Aprendí mucho de mi Sugar Daddy

Al ser un hombre mayor con bastante experiencia y éxito en los negocios, me brindó la oportunidad de saber más sobre cómo funcionan los negocios.

Mi éxito actual es gran parte es gracias a lo que aprendí con mi Sugar Daddy.

9) Valoro y agradezco todo lo que tengo

Estar con un Sugar Daddy me enseñó a estar agradecida cómo se iban desarrollando las cosas en mi vida.

10) Nunca me vendí

Todo fue parte un trueque o acuerdo inicial. Aquellos Daddies que pretendían mantener relaciones sexuales conmigo, fueron eliminados de mis opciones.

Pero esto lo logré porque tomé el tiempo necesario para saber qué quería en una relación sugar y qué sería capaz de dar en ella.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *