Sugar Daddy

Salgo con hombres por dinero y no creo que haya nada malo en ello

Relato de una chica que disfruta salir con hombres adinerados.

Cuando todavía estaba en la universidad, mi situación financiera era un total desastre. ¡Me encontraba en quiebra! Pero vi una luz al final del túnel… Seeking Arrangement, el sitio de citas en línea de Sugar Daddy, salió a la luz y rápidamente se convirtió en el centro de atención. 

Llenas de curiosidad, mi mejor amiga y yo lo revisamos y nos asombró un poco. Luego de cuatro años después de haber comenzado esta nueva aventura, te mostraré mi opinión.

1) El tiempo puede ser compensado

Honestamente no veo nada de malo al recibir algo por mi tiempo. Me cansé de tener una cita donde tenga que invertir tiempo en arreglarme para lucir bella, y que el hombre no tenga la mínima intención de valorarlo.

2) Mi cuenta bancaria dejó de llorar

Para nadie es un secreto que estar en la universidad es sinónimo de préstamos estudiantiles, que consumen gran parte de los primeros años laborales de un joven.

Salir con un hombre rico por su dinero es clara conveniencia, donde ambos recibes beneficios. Es mejor que él sepa tu manera de pensar y sobre todo que valore el tiempo que inviertes en verte fabulosa para él.

3) No es prostitución

Nada más alejado a la realidad. La gran mayoría de los perfiles que Seeking Arrangement están en búsqueda de compañía, no sexual.

Así que, en mi experiencia, te puedo decir que me pagan por acompañarlos.

4) No estoy en una zona de relación actualmente

Todavía quiero salir y vivir diferentes experiencias. Los hombres de mi edad no están centrados en lo que quieren, así que no son una opción para mí.

Por eso prefiero a los chicos de Seeking Arrangement, que quieren compañía cuando sea conveniente  que además entienden el valor del tiempo.

5) Podría haber hecho cosas terribles

Para poder desahogarme financieramente no tuve que vender medicamentos recetados a escondidas o haberme prostituido. Prefiero que me juzguen por hacer algo moralmente mal visto que algo ilegal.

Éstas son algunas de mis razones, y creo que cada quien tiene derecho a vivir su vida como mejor le parezca. Y si yo disfruto mis días recibiendo dinero por acompañar a un hombre rico en su viaje de negocios por Australia, soy feliz.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *