Categorías
Manualidades

El poder del carisma para vender tus manualidades al mejor precio🥰💰

Para ganar dinero con tus manualidades no solo es necesario tener un producto bonito y útil, también es fundamental el carisma como vendedora. Para aprender el arte del carisma, debes leer este artículo hasta el final. Pero antes de empezar con este tema, te invitamos a descargar nuestro Ebook y conocer más al respecto.

Como bien lo dijimos en la intro, una de las cosas esenciales de la actitud del emprendedor es siempre ser carismático. Conseguir que la gente te admire, te siga y quiera saber cuál es tu siguiente producto para adquirirlo cuanto antes. Cuando esto sucede es porque realmente las personas tuvieron una buena experiencia con tu producto.

Esta gente va a querer recomendarte, va a querer seguirte en las redes sociales, va a querer estar pendiente de las cosas nuevas que vas lanzando para poder estar allí, comprarte y apoyarte. Todo esto te proporciona una ventaja sobre tu competencia, porque tú estás creando relaciones más allá del simple hecho de comprar y vender un producto.

Estás creando relaciones emocionales con tus clientes y eso es una de las cosas más importantes de todo negocio. Crear relaciones emocionales, permite conectar con la emoción de la gente cuando decide comprarte a ti porque sabe que viene de ti, que eres una persona que has trabajado duro, que te importa tu público y escuchas sus sugerencias; que siempre está mejorando y que realmente piensas en agregarle valor al cliente. Eso la gente lo sabe y eso es el marketing más poderoso.

La importancia del Feedback

Recuerda siempre medir todos tus esfuerzos: ¿Con cuántas personas estoy hablando? ¿Qué me han dicho? ¿Quién me compró? ¿Quién no me compró? ¿Por qué no me compraron?

Luego, aprende del producto, de los datos que has recopilado de la experiencia de las personas. Si alguien te compró llámalo después de un mes y pregúntale si lo está usando, si le duró, si tiene algún reto o una sugerencia. Te vas a dar cuenta de cosas muy interesantes.

Pide ideas, piensa cómo puedes mejorar, todo este tipo de cosas son importantísimas para ganar dinero con tus manualidades.  

Si te ha gustado esta información, no pierdas la oportunidad de descargar en promoción  nuestro Ebook y aprender mucho más para ganar dinero haciendo manualidades.

Categorías
Manualidades

Mide el éxito de tu manualidad 📈 y aprende a escuchar a tus clientes 👂🤝

Amiga manualista, ¿te has preguntado si las personas están dispuestas a pagar por tu producto? Si la respuesta es negativa o no estás muy segura de tus clientes, debes aprender un poco más sobre la medición. Pero antes de empezar con este interesante tema, recuerda descargar nuestro Ebook, el cual se encuentra en promoción por tiempo limitado.

“¿Realmente la gente está dispuesta a pagarme por mi manualidad?”. Para responder a esta interrogante es necesario conocer sobre un concepto ya un poco más avanzado en los negocios que es el de la medición. Consiste en medir cuáles son tus esfuerzos respecto a la comercialización de tu producto.

Tienes que observar a cuántas personas les interesó, a cuántas personas les pareció lindo y útil, cuántas personas pagaron por tu producto, cuántas personas no pagaron por tu producto, entre otros aspectos. Todo este tipo de datos te van a ayudar a entender un poco, en términos generales, el valor real que tiene tu producto en el mercado.

Por ejemplo, si tú hablas con diez personas y de las diez personas tres te compran tu producto, tú dices: “Aquí hay un valor, hay un interés”. Por supuesto estas tres personas no pueden ser familiares o amigos, tienen que ser clientes reales para que la medición también sea real.

Pero si nadie te compra tu producto, tienes que preguntarte: ¿Por qué? ¿Qué es lo que no les parece útil o no les parece interesante? Hay que ver realmente cuál es elemento o problema que actúa como freno, que le impide a ese cliente potencial comprar tu producto. Por eso, las mediciones son tan importantes. Estos cálculos son los que nos van a indicar qué cambios tenemos que hacer para lograr que nuestro producto sea un éxito.

Una vez que el producto ha salido al mercado y que ya hemos recopilado los datos, toca hacernos otras preguntas: ¿Qué debo aprender? O, ¿qué debo de mejorar? Sin duda, la mejor manera de saber cómo proceder es a través de nuestros clientes. Son ellos los que nos van a indicar dónde está el fallo y qué es lo que debemos mejorar.

Pero por otro lado, tenemos que tener en cuenta que no podemos estar siempre complaciendo a todos. Sí, la opinión de los clientes es importantísima, pero no puedes hacer caso a absolutamente todas las peticiones.

Es decir, no puedes hacer caso de una opinión aislada, pero por el contrario, si esa petición se repite por parte de varios clientes, entonces es cuando debes plantearte cómo puedes implementarlo sin cambiar por completo las características esenciales de tu producto exitoso.

Imagínate que sacas tus guantes para el frío al mercado y alguien te dice: “Oye, me gusta, puedo sacar mi dedo índice y mi anular pero no puedo sacar mi pulgar.” Si fuera una opinión aislada, no deberíamos de prestarle demasiada atención pero, si otra persona te dice lo mismo y otra persona te dice lo mismo y esas personas no se conocen entre ellas, es un claro indicativo de que nuestro producto necesita que hagamos los cambios necesarios para que nuestros clientes puedan sacar el dedo pulgar.

Entonces, ahí, tú elaboras un nuevo producto donde puedan sacar el dedo pulgar. Por eso, hay que saber distinguir entre qué cambios es lo que deberías hacer y qué cambios no, es importante que sepas identificar esos patrones que se repiten de un cliente a otro o de un prospecto a otro.

Al hacer esos cambios, los clientes se darán cuenta de que les escuchas y de que tomas en cuenta sus sugerencias, algo que les va a encantar y que va a hacer que tengan un mejor concepto de tus productos y de tu empresa.

Si a pesar de los cambios, hay cierta parte de los clientes potenciales que sigue sin querer comprar tu producto, tienes que preguntarte ¿Cuáles son las motivaciones? Si una persona no quiere comprar tu producto porque no le interesa o porque no tiene dinero, obviamente son motivaciones que nosotros no podemos controlar. Además, en ese caso, este tipo de personas no serían nuestros clientes ideales, porque nuestro cliente ideal son aquellas personas que tienen la capacidad y el interés genuino de comprarnos el producto.

Si te gustado esta información, comenta y comparte con tus amigas… y recuerda descargar nuestro Ebook, el cual estará disponible en promoción por poco tiempo.