10 razones por las que no deberías tener un Sugar Daddy

Si estás considerando comenzar una relación Sugar y tener un acuerdo con beneficios mutuos con un Sugar Daddy, es conveniente saber algunas razones para reconsiderar tu idea.

1) Exceso de equipaje

Los Sugar Daddies generalmente no mezclan su relación personal con su Baby.

Pero en ocasiones un Sugar Daddy termina hablando de sus problemas en casa, algo para nada divertido.

2) Lidiar con su estrés personal

Si el Daddy es un hombre de negocios es común que se encuentre estresado.

Pero también existen otros que confunden el rol de un Sugar Baby, y comienzan a desahogarse contándole sus culpas, estrés laboral e incluso sus problemas matrimoniales.

3) Su desempeño puede no ser el mejor

Si su relación Sugar contempla la intimidad, pero el Sugar Daddy es bastante mayor, lo mejor es no hacerse falsas ilusiones.

Todo dependerá qué tan exigente seas en la cama.

4) Necesita atención regular

Algunos hombres desean que su Sugar Baby esté las 24 horas del día disponible, respondiendo sus mensajes y llamadas.

Si en definitiva no buscas esta clase de relación, debes dejarlo muy en claro cuando realicen el acuerdo.

5) No cumple en total con la asignación

Un Sugar Daddy ejemplar cumplirá con el acuerdo y las asignaciones establecidas en el acuerdo. Pero también existen Daddies que comienzan muy bien y de la noche a la mañana dan excusas para no cumplir.

6) Actúa como si el dinero fuera un problema

Tienes que estar claro que para un Sugar Daddy el dinero no es una preocupación, entonces, ¿por qué se molesta  si su Sugar Baby necesita unos dólares extras para cubrir sus gastos?

En este punto el acuerdo de beneficio mutuo se pone en duda.

7) Puede saltarse los planes

Si en algún momento planifican una escapada romántica o una cena, no es completamente seguro que el plan se dará. Pues de un momento a otro puede recibir una llamada de tu Daddy cancelando a último momento.

8) Puntos de vista muy diferentes

Por lo general las Babies y Daddies suelan llevarse muy bien.

Pero cuando se trata de temas más polémicos como la política o la sexualidad, existe la posibilidad de que sean muy diferentes.

9) Daddy rico y clasista

Existen Sugar Daddies que han alcanzado el éxito de manera rápida, y son capaces de convertirse en personas clasistas, que no reconocen que existen millones de personas que luchan para llegar a fin de mes.

10) No todo es oscuridad

Aunque pueden tener discrepancias, el intercambio de ideas y el tiempo que pasen juntos valdrá la pena.

¡Solo debes conocer al Daddy correcto!